Noticias

Últimas Noticias y Eventos
Mensaje de Samuel Bengio, Presidente de la Asociación Yad Vashem España

Mensaje de Samuel Bengio, Presidente de la Asociación Yad Vashem España



Queridos amigos, 


Espero que vosotros y vuestras familias estés en buen estado de salud y con los ánimos altos para afrontar este mes de abril muy particular, en el que tanto en el cristianismo como en el judaísmo tenemos  importantes conmemoraciones religiosas.

También quiero acordarme de aquellos que estén pasando la enfermedad o tengan algún familiar o conocido cercano que la esté sufriendo, con el deseo de que se recuperen pronto.

Y finalmente, de aquellos que desgraciadamente hayan fallecido, por quienes elevamos nuestras plegarias.


En tiempos normales nos congregamos para realizar oraciones colectivas y reuniones familiares. Este año, las circunstancias nos obligan a plantearlo de manera distinta, pero no por ello debemos dejar de celebrar.
En el calendario judío, el miércoles por la noche de esta semana, iniciamos la Pascua judía, el Pesaj, que se desarrollará durante los 8 días siguientes. Recordamos la salida milagrosa de Egipto y contamos nuestra historia, desde la liberación hasta la entrada en  la Tierra Prometida y la construcción del Templo de Jerusalén.


Tradicionalmente se pide a los niños de cada familia que hagan preguntas. Además, el mismo el relato empieza con una pregunta  general: ¿qué tiene esta noche de distinto con respecto a las otras noches del año? La respuesta que solemos dar evoca la idea de la sumisión y como tal, es una crítica al poder cuando éste se ejerce de manera dictatorial y elimina la libertad del hombre.  


Es ésta la mejor oportunidad de recordar a un Justo de las Naciones que actuó siguiendo los principios de Pesaj, conjugándolos con los de su Fe. Me refiero al sacerdote católico Don Gaetano Tantalo de la localidad de Tagliaccozo Alto, que recogió y ocultó en su Parroquia a siete miembros de dos familias judías italianas en 1943, los Orvieto y los Pacifici (ver su biografía enhttps://www.yadvashem.org/righteous/stories/tantalo.html).

El sacerdote se encargó personalmente de transcribir en un almanaque gregoriano las fechas del calendario judío para permitir a esas dos familias poder celebrar sus Sabbath y sus fiestas rituales, en concreto la de Pesaj de 1944, en su día exacto y con los ingredientes necesarios (pan ácimo, hierbas amargas y otros componentes).

En 1946, al finalizar los Juicios de Núremberg, el Padre Gaetano Tantalo envió una postal a sus amigos, ya entonces residentes en Roma, con la cita del versículo 22 del Salmo 34 escrito en hebreo: “Y el mal caerá sobre el malvado y aquellos que odian al bueno serán condenados”.


El sacerdote conservó hasta su muerte un trozo del pan ácimo del que ofreció a sus amigos judíos para la celebración de Pesaj. La simbología alrededor de ese pan ácimo, entre pura torta y pan, como un proceso interrumpido, sin llegar a la  fermentación, simboliza no solo la rapidez con la cual se efectuó la salida de Egipto, sino también el estado incompleto de la naturaleza humana, que se encuentra en una situación de permanente evolución espiritual, siempre conectado a un pasado para poder proyectarse hacía el futuro.

En tiempos del coronavirus, guardemos el ánimo alto. Saldremos de esta situación, pero aprovechemos este tiempo para emerger con buena salud, más unidos, y engrandecidos espiritualmente. 
Un muy fuerte abrazo para todos.

Samuel Bengio